Especiales Diario Médico
 
Julius Wagner-Jauregg
Julius Wagner von Jauregg

Julius Wagner von Jauregg nació en Wels (Austria) el 7 de marzo de 1857. Realizó sus estudios de Medicina en la Universidad de Viena, y tras obtener la licenciatura ejerció durante un breve período de tiempo como ayudante de la Cátedra de http://zoostories.bestialityhost.com/Patología de esa Universidad. En 1885 se doctoró en Neurología y Psiquiatría en la Universidad de Viena. Cuatro años después obtuvo una cátedra en la Facultad de Medicina de Graz y asumió la dirección de la Clínica Psiquiátrica de la ciudad. En 1893 fue nombrado catedrático en la Universidad de Viena, puesto que ocupóhttp://gay.pornparks.com/mono/ hasta su jubilación en 1928. Julius Wagner von Jauregg murió en esta ciudad en 1940.

Además de sus estudios sobre enfermedades psiquiátricas, Wagner-Jauregg realizó un gran número de trabajos sobre la función de los nervios estimulantes cardíacos, sobre la fisiología y patología del tiroides y sobre el http://mature.xadulthosting.com/enfoque médico-forense de la Psiquiatría. Se interesó especialmente por el cretinismo, que trató con extractos de tiroides; también desarrolló un método de tratamiento del bocio mediante la administración de yodo.

Poco antes de asumir la cátedra de la Facultad de Medicina de Graz http://zed.maxspeed.com/comenzó a estudiar el tratamiento de la psicosis, término que en esta época reunía diferentes alteraciones mentales muy poco estudiadas. Los escasos estudios realizados en este campo se basaban más en comparaciones estadísticas que en experiencias contrastadas científicamente.

En su incesante búsqueda por encontrar algún tratamiento eficaz http://now.dojoin.com/contra las psicosis, Wagner-Jauregg introdujo la piroterapia, método que consistía en provocar cuadros febriles en los enfermos con psicosis. Este tipo de terapia resultó ser eficaz en la parálisis general progresiva producida por la sífilis, alteración que en aquella época se http://sergo.capita.org/encuadraba dentro de las psicosis.

Durante sus investigaciones sobre la piroterapia experimentó diferentes mecanismos de producción de cuadros febriles, y en 1917 inoculó el paludismo a los enfermos con parálisis general progresiva originada por la sífilis con resultados satisfactorios. El método de Wagner-Jauregg se dio a conocer con el http://jizz.hopto.org/nombre de paludoterapia y se mantuvo en vigor hasta la aparición de la penicilina.
El mecanismo por el que la paludoterapia era eficaz no se llegó a conocer, apareciendo diferentes teorías sobre su mecanismo de acción. Algunos autores creían que el beneficio del procedimiento terapéutico era debido a la leucocitosis, pero http://mask.etowns.org/esta explicación pronto fue desechada, ya que se comprobó que en el paludismo no hay hiperleucocitosis. También se propuso la tesis de la existencia de incompatibilidad entre las espiroquetas y el hematozoario. Los que defendían esta teoría se apoyaban en que en los países en los cuales reinaba el paludismo existían muy contados casos de parálisis general.

En 1923 Straussler Koskinas escribía que, en los paralíticos paludizados, las lesiones actuaban de una forma estacionaria, al mismo http://digits.flnet.org/tiempo que se aumentaban las defensas del sistema nervioso. También se defendió la teoría de que la inoculación del paludismo provoca en el organismo del enfermo una producción de anticuerpos que vencen al espiroqueta y al germen inoculado.

Autores como Schultze o Dallfor indicaron que los glóbulos parasitados por el hematozoario se detienen en los capilares del cerebro, con lo cual es favorecido el paso hacia la sustancia nerviosa de los http://zfamily.servegame.com/anticuerpos formados en el organismo, de la misma manera que se facilita el acceso de los medicamentos que se administran al enfermo.
A pesar de todas las teorías propuestas, no se supo con seguridad la causa última por la que la malarioterapia ejercía su efecto beneficioso, pero el caso es que bien por un medio bien por otro el paludismo ejerció un efecto bastante beneficioso para un gran número de paralíticos.
En nuestro país, Antonio Vallejo Nájera reunió las http://gays.xadulthosting.com/estadísticas de 43 autores, acumulando un total de 5.000 casos, con resultado de un 29,6 por ciento de remisiones completas y de un 25,3 por ciento de incompletas.